jueves, 18 de diciembre de 2014

CONSEJOS PARA MANTENER LIMPIOS SUS DESAGÜES

Los molestos atascos en las tuberías son un problema bastante frecuente en los hogares, producen malos olores, se producen en los momentos más inoportunos… Si quiere evitarlos, o al menos intentar prevenirlos, se recomienda seguir unos pasos para su mantenimiento y limpieza.

Es bueno una vez a la semana levantar los tapones en el lavabo del baño y tirar los residuos que pueda haber a la basura, enjuagarlo y volverlo a colocar de nuevo. Además puede retirar la tapa del desagüe de la ducha o la bañera y utilizar un alambre doblado o un cepillo eliminando así la suciedad. También puede una vez al mes usar un limpiador de cañerías bacteriológico que sea biodegradable y no corrosivo.

Además puede colocar mallas en todos sus desagües, cepillar su pelo antes de meterse en la ducha, lavar a sus mascotas sobre una toalla o en el exterior e intentar no usar papel higiénico en exceso.

Es importante que recuerde que no debe tirar por el fregadero: el café tras utilizar su cafetera, el aceite de cocinar, cáscaras de huevo, espinas de pescado o chicles, y por el inodoro tampoco toallitas de bebé, productos de higiene femenina, algodón o tiritas.

Si tiene hijos pequeños cuanto antes les enseñe ciertos hábitos de cómo comportarse sobre todo en el baño mejor, además si tiran algo al inodoro o el lavabo haga lo posible para evitar que se vaya por el desagüe algún elemento como un pequeño juguete.

Infórmese sobre donde debe tirar las maquinillas de afeitar y cuchillas, guantes de goma, agujas, cosméticos o medicamentos, nunca los tire por el desagüe ante la duda, podría tener consecuencias muy graves para su instalación.

TRUCOS PARA DESATASCAR SU DUCHA

Con el paso del tiempo y sobre todo si la ducha de su vivienda la usan muchos miembros de la familia o vive en un piso compartido puede atascarse por la acumulación de pelos, jabones y otros productos.

Además si hay atasco y el agua se acumula, puede desbordar y salir del plato de ducha, en cambio en la bañera no existe este peligro, provocando la inundación del baño.

Los atascos en la ducha pueden provocarse en el cabezal o en el plato, ¿sabe qué hacer si le ocurre? Nosotros se lo decimos. Si el atasco se ha producido en el cabezal posiblemente se deba a la acumulación de sarro y de cal. Para solucionarlo puede hervir vinagre y añadir un poco de limón y a continuación colocar esta mezcla dentro del cabezal de la ducha si es de metal, y si es de plástico también pero cuando se haya enfriado un poco.

Si en cambio el atasco está situado en el desagüe del plato lo mejor es usar un desatascador o utilizar un alambre que pueda eliminar este tapón. Otra posibilidad es verter una mezcla de bicarbonato sódico con sal gorda y vinagre blanco.

Si ve que estas técnicas caseras no funcionan y que su ducha se sigue atascando constantemente quizás se trata de un atasco de grandes dimensiones o de que el punto del atasco se encuentre más hacia dentro, en ese caso le recomendamos que contacte con un profesional del sector, antes de que sin querer estropee su instalación intentándolo usted mismo.

EVITAR ATASCOS EN LOS CANALONES

Los canalones son aquellos conductos que protegen su fachada de la suciedad y de las lluvias, canalizando el agua de la lluvia además de polvo, hojas de los árboles o musgo, así se evita que estos restos caigan en su terraza o en la acera.

Estos canalones realizan un trabajo fundamental sobre todo en época de lluvias por eso es necesario que estén en buenas condiciones y limpios para que cumplan con su función, sobre todo en otoño y en primavera.

Para evitar la acumulación de suciedad y atascos en ellos es recomendable realizar limpiezas preventivas, además de colocar salvahojas que son una especie de rejillas que no dejarán que elementos grandes se acumulen en los canalones como hojas o bolsas de plástico.

Otra solución que puede realizar usted mismo en su casa es con un colador viejo o una panera de mimbre, colocarlo sobre el salidero del canalón sujeto y así la suciedad más grande quedará atrapada, dejando un hueco para desaguar.

Si se ha formado un atasco porque no conocía estos consejos, puede ejercer presión con un cable firme y grueso, y empujar hacia arriba deshaciendo poco a poco el bloqueo. Si esto no funciona también puede introducir agua a presión con una manguera.

Si ve que el atasco es demasiado grande como para solucionarlo usted mismo, póngase en contacto con un fontanero profesional, y seguro que lo arregla de inmediato.

¿QUÉ HACER ANTE UNA FUGA DE AGUA?

Si sospecha que puede haber una fuga de agua en su instalación porque escucha gotear durante la noche, ha observado alguna ligera mancha de humedad en las paredes o el contador corre y los grifos están cerrados, debe actuar.

Uno de los aspectos más complicados es localizar el punto exacto de la fuga, con los métodos tradicionales se tendrían que picar las paredes y hacer obras, pero es demasiado molesto y costoso.

Otra alternativa es detectar estas fugas sin obras con distintas técnicas como acotar la zona en la que sospeche que está la fuga y cortando las llaves de paso intentar averiguarlo, realizar pruebas de presión por tramos en la red o introducir gas en el interior de la tubería que saldrá por el punto exacto de la fuga.

Otra opción más profesional, y por lo tanto segura, el la utilización de cámaras, pero eso tendrá que hacerlo un experto del sector ya que usted en su hogar no tendrá estas máquinas tan precisas y avanzadas. También es importante asegurarse de que no hay más fugas.

Una vez identificada la fuga hay que marcarla con un rotulador y cerrar la llave de paso de agua. A continuación habrá que decidir como repararla, si no es muy grande lo más sencillo es sellarla con masilla de pegamento la cual la venden en ferreterías, pegar la masa en la zona afectada y dejarla secar, comprobando finalmente que funciona abriendo de nuevo la llave del agua.

Si considera que la fuga es grande, es mejor que lo deje en manos de profesional y ellos decidirán como solucionarla con los métodos más avanzados.

¿CÓMO EVITAR ATASCOS EN SUS TUBERÍAS?

Son muchos los hogares que se ven obligados a llamar a un fontanero o a un especialista en desatascos porque en un momento determinado sus tuberías o desagües no absorben más agua o han formado una especie de tapón, lo cual puede causar muchas molestias.

Las causas más habituales de este incidente tan común son la acumulación de aceite, grasas, jabones… y también las deficiencias que pueda haber debido a la instalación inicial de estas tuberías.

Para evitar o prevenir estas obstrucciones los profesionales del sector recomiendan no arrojar aceite a las tuberías sino que hay que guardarlo y reciclarlo, tampoco tirar los restos de comida, si tiene lavavajillas antes de meter los platos lo más limpios posible tirando antes a la basura todos los restos de comida o utilizar coladores de fregaderos para que no pasen los restos sólidos.

Además es aconsejable no tirar papeles no degradables al inodoro, no arrojar sustancias químicas como disolventes, pintura o cera caliente, no verter sustancias corrosivas para intentar desatascar las tuberías y utilizar tapones en el lavabo o la ducha para evitar la acumulación de pelos.

Si desea que su instalación esté en perfecto estado y no gastar dinero en arreglos que pueden evitarse también puede llamar una vez al año a un fontanero profesional para que realice una revisión a fondo de las tuberías.

Asimismo las raíces de los árboles y su crecimiento también pueden provocar la rotura o el deterioro de las tuberías, hay que analizar qué es lo que ocurre y que solución aplicar ya que es un problema delicado.

Si sigue estos consejos no tiene por qué tener problemas, pero en caso de que los tenga, no intente arreglarlo o solucionarlo usted solo, es mejor que lo deje en manos expertas y profesionales ya que las empresas de desatascos cuentan con todas las herramientas y máquinas para solventar el problema.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Congelación


Estamos entrando en el tiempo de los platos de cuchara y me refiero a las legumbres, las hemos comido en verano, pero en ensaladas, ahora serán más consistentes y no está de más que tengamos congelados y previamente remojados, unos garbanzos, que en cualquier momento podemos usar, pues es la única legumbre que se tiene que poner con el agua hirviendo, por lo que si se nos ha olvidado el remojo lo tenemos al alcance de la
mano en nuestro congelador.
Con respecto a las alubias, es mejor congelarlas una vez cocidas, solamente con un poco de sal. Descongelar y cocinar al gusto, podemos cocer de una vez más cantidad y guardarlas en porciones para sacar lo que necesitemos, de ésta manera sobre todo para las personas solas no tienen escusas para comerse un plato calentito en invierno con poco trabajo.
Lo mismo podemos hacer con un buen caldo, para tomar un cosomé o ponerles unos fideos para la cena. Si usamos las ollas
rápidas, en
muy poco tiempo y poniéndolo en porciones será un aliado para esas noches frias cuando se vuelve del trabajo.